Cómo conservar la leche martena

Tips para conservar la leche materna

Más abarazos Huggies Más Abrazos // Jueves 3 Septiembre, 2020 // #alimentacion, #maternidad, #consejos

Sabemos que no siempre es posible amamantar a nuestro bebé cada vez que lo necesita, ya sea porque decidimos volver al trabajo o simplemente porque a veces es más práctico usar el biberón. Por eso te damos algunos tips que te ayudarán a mantener en óptimas condiciones la leche materna.

¿Cómo conservar la leche?

  • Guarda la leche en el refrigerador inmediatamente después de extraerla.
  • Usa un recipiente limpio con tapa, preferentemente de vidrio o plástico rígido.
  • Si no lo usarás en las próximas 24 horas, lo mejor es congelarla.

¿Cómo congelar la leche materna?

  • Pon a congelar la leche inmediatamente después de extraerla.
  • De preferencia usa recipientes que cierren herméticamente.
  • Conserva leche en pequeñas cantidades (de 60 a 120 ml), de esta manera podrás descongelar solo lo que el bebé vaya a tomar.

Y ahora, ¿cómo la descongelo?

  • Lo mejor es sacar la leche materna del congelador una noche antes y guardarla en el refrigerador. De esta manera estará lista para el día siguiente.
  • Si tienes que descongelarla rápidamente, puedes usar un calentador de biberones. Si no tienes uno, el baño maría es la mejor opción.
  • Utiliza la leche descongelada dentro de las 24 horas siguientes.
  • Si tu bebé no se termina la toma, desecha los residuos. ¡Nunca vuelvas a congelar la leche sobrante!

Alimentalo con amor y seguridad

¡Más tips!

  • Etiqueta los recipientes para que siempre sepas la fecha exacta en la que extrajiste la leche.
  • La leche almacenada se separa por capas. Esto es normal, solo tienes que agitarla. Si al hacerlo no se vuelve a mezclar uniformemente o tiene un olor desagradable, deséchala.
  • Nunca la calientes en el microondas o la pongas a hervir, ya que pierde sus propiedades.
  • Evita los recipientes con tapas metálicas, pues podrían contaminar la leche.
  • No guardes la leche en las puertas del refrigerador. Lo mejor es ponerla al fondo, donde esté siempre en contacto con el frío.
  • Y por último, ¡no mezcles leche descongelada con leche fresca!